Elemento Agua

 

El elemento más poderoso que existe en nuestro planeta.

Es la vida. Una fuerza que nada puede frenar.

El agua mutable, vulnerable y fluida, tiene características femeninas, ya que es húmeda y otorga la vida. Es el cambio.

Está presente de forma indispensable en todos los procesos. Nos invita a adaptarnos a todo y con todos sus acontecimientos, de la misma manera como el agua es adapta a cualquier recipiente o lugar en el qué está presente.

El agua forma aproximadamente el 71% de la Tierra y los cuerpos humanos contienen el porcentaje del agua parecido, los niños todavía más y los mayores menos. Si lo piensas, no nos estamos haciendo mayores, sino que ¡nos estamos secando!.

A nivel corporal el agua cohesiona, conecta todos los tejidos, recubre las articulaciones, calma, humedece y suaviza.

A nivel emocional nos conecta con los sentimientos, los instintos y las emociones. Nos lleva a lo psíquico, a lo inconsciente, al pensamiento. El Agua se comunica con el mundo a través de lo que se siente y lo que se percibe.

Casi todas las personas viviendo en la Península Ibérica tuvieron la oportunidad de conectarse con el elemento Agua durante las pasadas fiestas de Pascua, ya que estuvo lloviendo varios días seguidos.  Se pudo sentir la fuerza del agua y notar cómo este elemento nos conecta con nuestros pensamientos, nuestras emociones. El Agua obligó a la gente a ¨meterse¨ dentro, no solamente a nivel físico, sino también emocional. Si estamos obligados estar en casa y en nuestra casa interior, el Agua remueve, limpia, purifica y aunque tiene un efecto muy suave y calmante, no siempre tiene que ser agradable.

¡Gracias Agua por esta experiencia, se ve que nos hacía mucha falta!

 

Volviendo ahora a la vida práctica. Si sabes que casi de tres cuartos somos agua, ¿será muy importante lo que bebemos, verdad?

La calidad de agua es esencial y nuestros pensamientos y emociones aún más, ya que son capaces de cambiar el mensaje de agua. No es lo mismo beber el agua desde una botella de plástico como de un manantial y no es lo mismo beber enfadado/a con pensamientos negativos como tomarse un vaso de agua con una consciencia suave y dándole la importancia al vital líquido.

Lo ideal sería poder beber el agua de un manantial en la naturaleza, ya que es un agua viva y libre. Si pensamos en el agua de grifo, que tiene que recorrer mucha distancia para poder llegar a nuestras casas, encerrada en las tuberías y encima recogiendo algunos elementos no deseables por el camino, no será la mejor agua, pero por lo menos no genera todavía más basura en forma de las botellas de plástico.

En el mercado podemos encontrar equipos para tratar el agua que resultan muy eficaces, o nosotros mismos nos podemos acercar a una fuente y traernos agua viva a nuestros hogares.

Y también podemos energizar el agua antes de beberla de una manera muy simple. El famoso experimento de Emoto nos explica como nuestros pensamientos, palabras, sonidos etc. pueden cambiar la estructura de agua. ¿Cómo?

  • Escribe una palabra o un mensaje en un papel y ponlo bajo del vaso o de la jarra con el agua. Puedes crear unas tarjetas con diferentes mensajes e ir cambiando según tus necesidades.
  • Háblale al agua con palabras cariñosas o simplemente ponle una imagen que te guste o un mandala. 
  • Añade a tu jarra con agua unas flores silvestres y comestibles que te gustan.
  • A la hora de beber un vaso de agua, hazlo con atención plena y dale la importancia a este líquido vital, ya que forma parte de nosotros.