¿Curiosa esta pregunta, verdad?

¿Cuándo fue la última vez que te preguntó alguien o te preguntaste a ti mism@?

Solemos hacer esta pregunta a los niños, y cuando nos convertimos en ¨adultos¨ como si ya no tuviéramos derecho de cambiar, de transformarnos, de soñar de lo ¿Qué/quién quiero ser de mayor o más mayor? Pero antes de que tomes un momento para responderte, voy a contarte por qué te hago esta cuestión. Durante el mes de abril solemos celebrar los días de Pascua, cada uno a su manera, según de dónde viene y sus costumbres familiares. La verdad que suele haber bastante diferencia entre distintas culturas, pero creo que todos buscamos una chispita de magia 🌟 durante estos días. Y como no, la naturaleza nos ofrece una bien grande.

La metamorfosis de una oruga en mariposa.

Es una gran metáfora de la transformación humana. Y nosotros como humanos vamos por un camino muy parecido, aunque con una pequeña diferencia. Nosotros contamos con la opción de libre albedrío y gracias a ello podemos ir:
  • buscando nuestras propias transformaciones o
  • intentando huir ante ellas.
Sin embargo, a menudo las circunstancias de la vida nos empujan hacia ciertos cambios.  ¿Por cierto, ¿qué sueles elegir tú? ☝️  

Sabemos entonces: para que ¨nazca¨ una mariposa tiene que pasar por diferentes estados de evolución.

Cuando salga la oruguita de su huevo no hace otra cosa que comer. Devora y devora las hojas de las plantas y se está haciendo más y más grande hasta que en un momento para y empieza a descansar en silencio y en calma en su preciosa crisálida. Y  este es el momento interesante con un mensaje para el humano. Está en silencio y en calma, sin demasiada actividad.

¡Silencio, está transformándose!

Y después de tomar su tiempo sí que puede salir volando en forma de mariposa, pero ha tenido que cambiarse varias veces.

  Espero que entiendas ahora, porque te he hecho esa pregunta. Porque ser un adulto no quiere decir que ya eres ¨esa mariposa¨ que te apetece ser.  Y da igual si tienes 20, 40 o 60 años. Sigues en tu camino de las transformaciones. Y como estamos en constante evolución, nosotros también nos tenemos que transformar varias veces. No eres la misma que hace unos años ni eres la misma hace 5 minutos. Estamos en constante cambio.

¡Sigamos transformándonos! 

Y ahora, sí. Toma el tiempo necesario para poder responderte la pregunta.

Y tú…¿qué quieres ser de mayor?

   

Este artículo forma parte de Ritmo como remedio natural para la salud.

Ir arriba
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad